09 febrero 2006

Yo no firmaré eso.

La última rabieta del Partido Popular contra el Estatuto de Cataluña consiste en la recogida pública de firmas, según ellos para "recoger la opinión de España en éste asunto". La verdad, me resulta divertido intentar imaginar las razones que quedan tras ésto.

El PP lanzó el grito al cielo ya desde el proyecto de reforma de septiembre. Desde entonces, no ha hecho más que clamar por la destrucción de España una y otra vez. Hasta hartarnos a todos. Incluso Piqué se hartó.

El problema de la estrategia de la negación es que al final queda en la consciencia del propio partido. Eso se notó porque la decisión final referente a la financiación tenía algunos aspectos defendidos por el propio Partido Popular de Catalunya, pero claro, la estrategia de la negación se basa en "negar" sin que sea preciso "saber"... y a veces falla. Incluso a Aguirre le ha encantado el nuevo modelo, especialmente cuando se dió cuenta que llegarían 3.000 millones de euros extra para su comunidad, pero el partido ya había dicho que eso era "inaceptable".

Para tapar el desaguisado las mentes creativas del PP han ideado una nueva campaña, esta vez ya al márgen de toda legalidad. Una recogida de firmas con un articulado tan complejo que no se sabe si se firma contra el Estatut, contra el PSOE, contra Catalunya o contra todos a la vez. Supongo que en cada mesa disponen de un lingüísta, un jurista y un cura para explicar qué es lo que pone en el susodicho texto; pero aún suponiendo que el grueso de la población española sepa qué es lo que estaría firmando, por qué están haciendo una recogida que no tiene ningún valor jurídico? Pues porque quieren crear una nueva realidad, o más bién una nueva visión en su realidad (ya de por sí paralela a la del resto de mortales).

Al darse cuenta que el nuevo articulado pactado podía ser beneficioso para el conjunto de España; incluso para las Comunidades Autónomas aún gobernadas por ellos, tuvieron que buscar una nueva excusa dónde sujetar sus insostenibles tesis, así que decidieron recurrir a sus votantes (sus famosos y bién hinchados 10 millones de españoles, mire usted sus verdaderos resultados en las últimas elecciones) y suplicarles un nuevo acto de "patriotismo" apócrifo para poder continuar sustentando su reiterativa estrategia anticatalana.

Qué aburrido... aun no es hora de cambiar un poquito su discurso?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo tampoco firmaré, me has convencido, ya estoy harto de sarasas con delirios de grandeza o enanos más próximos a los delirios del "gran dictador", que trabajem por un país (o paises) del siglo XXI y dejen de andarse viendo un país (o paises) aún del siglo XIX.
Te felicito por tu blog.

Leptis dijo...

Te respondo tarde, pero es que no me había pasado aún por aquí.
Un amigo que curiosamente es del PP me dijo refiriendose al PSOE "Miente, miente que algo quedará" y mi respuesta fué "Piensa ladrón que todos son de su condición", no dijo nada más ¿Por qué será?...