09 mayo 2006

Cuando los extremos se tocan

El "no" de ERC al proyecto de reforma del Estatuto de Autonomía de Catalunya (EAC) ha devenido en una nueva discusión interna en el gobierno de la Generalitat de Catalunya, que parece amenazar con un anticipado final de la legislatura. La posición del PSC es natural, pues resulta ilógico mantener un gobierno con dos posturas tan radicalmente opuestas ante un referéndum que se anuncia crucial para el devenir de Catalunya.

Por qué ERC dice no a un proyecto que en último término ha sido concebido sobre la base de sus convicciones políticas? La dirección del partido opinó que la mejor opción era la abstención, pues observó que el nuevo EAC conlleva avances tangibles en el autogobierno, cristaliza la cooperación entre la Generalitat y el estado en la formación de la opinión, abre la puerta a las selecciones nacionales, confirma la Generalitat como verdadero garante de la promoción de la cultura catalana a nivel internacional, reconoce la realidad diferenciada catalana, concede nuevos derechos a los ciudadanos de Catalunya... y un largo etcétera.

Así, la postura de la dirección republicana era meramente simbólica, una protesta por la no inclusión textual del término "nación" en el articulado, substituido por el menos llamativo "nacionalidad", aunque de contenido idéntico. Era una abstención simbólica y meramente condicional, que las bases asamblearias del partido se encargaron de hundir. Se suele decir que las bases de un partido son más radicales que su dirección, y a fe que esta ocasión lo ha demostrado ampliamente, para meter a la dirección de ERC en una situación que nunca hubiesen deseado: el juego del PP.

El nuevo EAC cuenta ahora con dos enemigos. El PP se ha encontrado con el aliado menos esperado, pero se encargarán de adjudicarse buena parte de los votos contrarios que del referéndum se obtengan y intentará reforzar su posición merced a éstos. ERC deberá hacer campaña en contra de sus convicciones, reivindicando dar dos pasos en lugar de uno, intentando olvidar que la avaricia rompe el saco.

Éste no es un Estatuto que consolida a Catalunya como nación. Es cierto y es algo que a muchos nos ha decepcionado; pero es una ley que recupera el espíritu federal de la Constitución del 78 que tantos estudiosos han reivindicado. Es una ley que lleva el autogobierno de Catalunya al nivel más alto que jamás ha dispuesto, y que bloquea la posibilidad de ser menostenidos por el Estado, como ya ocurrió en legislaturas afortunadamente pasadas.

El no a la reforma es una negación del avance de Catalunya, es una actitud imprudente y que traerá tremendas y negativas consecuencias en un futuro próximo. Debemos recapacitar y ser prudentes. Hay enormes avances para Catalunya en esta ley. ¿Realmente queremos rechazarlos?


Nota: el link porta al resum oficial del text. Per veure el projecte complert enviat al Senat, feu click aquí. Para la versión en Castellano, haga click aquí.

4 comentarios:

Anna dijo...

Creo que tienes razón. ERC va a jugar el partido que le interesa al PP y con ello se arriesga a tumbar el fruto de años de intensa negociación. El Estatuto será una gran ley que aportará mucho a Catalunya y estoy convencida que será aprobado con una amplia mayoría.

Albert Balada dijo...

El partido nos enseñará las gradas, donde los ultra-sur y los ultra-norte, por utilizar un símil futbolístico se enfrentaran, y nos distraeran posiblemente a todos, e incluso a la ciudadania, de lo realmente importante, del partido que se juega, del futuro de Catalunya y de España.

joan dijo...

No vull entrar a discutir si aquest és un bon o mal estatut o si cal votar SI/NO/EN BLANC/NUL/ABSTENIR-SE...

D'entrada reconec obertament que no he fet l'esforç de llegir-me el text de l'estatut (com molts dels que acudiran a les urnes em temo).

Tothom sembla coincidir amb que aquest estatut proporcionarà a Catalunya un major nivell d'autogovern. Un dels objectius d'aquest projecte d'estatut era blindar les competències de catalunya davant possibles relectures restrictives per part del Tribunal Constitucional (com va succeir durant la legislatura anterior amb el PP al govern) i contemplar algunes competències que no es van contemplar en l'anterior estatut perquè simplement eren inexistents.

Això em porta a preguntar-me quant de temps trigarà aquest nou estatut a patir els problemes de l'estatut actual. La naturalesa canviant de la societat fara que apareguin nous reptes que el projecte d'estatut que segurament no podem preveure avui en dia i ens tornarem a trovar en una situació similar en la qual el TC amparat en un estatut que especifica les competències podrà denegar les que no estan contemplades al text. Que farem llavors? un nou estatut? No seria potser millor afrontar el problema de la reforma del Tribunal Constitucional?

O potser reobrir el debat territorial espanyol de debò un cop ja les pors del retorn al franquisme estan oblidades.

Evidentment tot això és política ficció i res d'això passarà perquè sempre és més fàcil posar pegats allà on no toca i qui dia passa any empeny...

Juanjo dijo...

Després d'una primera lectura del projecte, puc confirmar que, en principi, aquests problemes no s'haurien de repetir. La reforma de l'EAC garanteix que aquestes interferències no haurien de repetir-se, al cristalitzar la intervenció i formació de l'opinió de la Generalitat en la major part de les matèries en les que Catalunya tingui un interès directe, especialment pel que fa a la política exterior.

D'altra banda, és cert que especialment a la segona legislatura del PP es va donar un continu mal ús de les funcions del TC, i que això mai serà completament evitable a causa de la pròpia natura parlamentària, més encara en la situació de majories absolutes. És igualment cert que el TC hauria d'afrontar una reforma que garantís la no vinculació política dels seus membres, però desgraciadament, això sembla, ara per ara, molt complicat i en tot cas, no és matèria a tractar per un estatut d'autonomia.